Datos personales

Mi foto

Natividad Cepeda: escritora, articulista, poeta: pertenece y es miembro de la Academia de la Hispanidad, a Red Mundial de escritores en español “REMES: Asociación CEDRO: Asociación de Escritores y Artistas españoles) Asociación de Escritores de Castilla-La Mancha: CAPÍTULO DE NOBLES CABALLEROS Y DAMAS DE ISABEL LA CATÓLICA Presidenta Club UNESCO Arquitectura de Piedra en Seco-Los bombos tomelloseros. Entre sus distinciones destacan Dama Andante Asociación Cultural “Quijote 2000”, Dama del Capítulo de Nobles Caballeros de Isabel la Católica. Molinera de Honor de Campo de Criptana Algunos de sus premios literarios son: Ciudad de Montoro, Premio de Poesía “Reposo Neble”, Bollullos Par del Condado (Huelva), Premio Internacional de la Casa de Andalucía de Benicarló, Premio Nacional de Conil, Pastora Marcela de Campo de Criptana, Lola Peche de Algeciras, Premio Ciudad de La Roda entre otros...

martes, 16 de mayo de 2017

Voces del aire por la calle

 
 Espero mi tuno  en la fila de esas grandes superficies donde se compran productos actuales etiquetados con letras y números que la mayoría de clientes no entienden.  Era esa hora donde todos esperamos porque el reloj nos dice que hay que salir rápido porque llegamos tarde a otras citas y, detrás de mí dos personada hablaban de un desahucio inminente. El sonido de sus voces eran cantarinas, frescas y sin asomo de querer esconder su rabia e impotencia. Nombraban nombres masculinos y femeninos, lugares y juzgados, inquilinos y constructores y la palabra paro, cual dogal al cuello de un ahorcado. Salimos y seguí escuchándoles hasta que el ruido de la calle nos dejó sordos e intoxicados de aire maloliente.
Horas más tarde en lugar distinto, volví a escuchar hablar de pisos y de inquilinos listos y avispados. Los que dialogaban se quejaban amargamente de lo que les sucedía y sus voces no eran cantarinas como agua de río saltando entre peñas, al contrario eran voces apagadas de tono quebrado y desaliento sin apenas un asomo de esperanza por no encontrar salida  a sus problemas. Una de esas voces aseguraba que no podía hacer nada, que cuando llegó a su casa no pudo abrir la puerta y al escuchar voces adentro y ella, vivía sola, llamó a la policía y se encontró con unos inquilinos no buscados que se decían ¡!OKUPAS¡¡ Recurrió a lo que buenamente sabía y no logró nada. Hablaban  de todos los logros que tienen delincuentes comunes, picaros actuales amparados por grupos que se dicen justos, todos esos que van en contra de un sistema pero que no tienen escrúpulos para adueñarse de lo ajeno.

    Días después a través del teléfono un conocido me decía con la voz quebrada y dolorida, que un piso que tenía alquilado y del que se habían ido los inquilinos a otra ciudad, al ir a enseñar la vivienda a otros posibles inquilinos, se encontró que no pudo pasar porque estaba su piso ocupado, precisamente por OKUPAS. Me desgarraba el alma escucharle, tiene más de ochenta años y una eximia jubilación de autónomo y su esposa con esa enfermedad fantasma de los que se olvidan de quienes fueron, sin memoria… ¿Cómo voy ahora a pagar los servicios que ella necesita y que yo  por mi edad no puedo prestarle? Toda nuestra vida no nos hemos permitido caprichos ni juergas, los dos hemos trabajado y ahorrado para que en la vejez no nos faltara lo necesario para una vida digna y, ahora me quitan lo que es mío. ¿Dónde están los políticos que prometen amparo? Y que conste que siempre hemos ido a votar porque somos demócratas convencidos…

No existe el delito de usurpación cuando esto ocurre, y los jueces, en su alta calidad y elevado prestigio dejan abandonado al ciudadano que jamás ha delinquido, entonces muchos nos preguntamos ¿para qué trabajar y ser honrado?
En la calle todo parece que funciona, que la ciudad emerge dentro del ordenado municipio que se nutre de los que pagan los impuestos pero, cuando los otros se aprovechan y cogen lo que no les pertenece ¿dónde están los próceres que dicen que protegen el bien común del ciudadano? La aflicción es una brecha abierta llena de desventura y el espectáculo de políticos sucios y aberrantes  llena telediarios y periódicos.  ¿Tribunales? la gente se pregunta ¿para qué los queremos?  Hay tanta desvergüenza que la gente, esa gente que no grita, que no comete escándalo ni pertenece a grupos de cínicos irreverentes está harta.  Harta de esa filosofía de falsedad y afrenta de los que no merecen ninguna confianza y por supuesto tampoco nuestro voto.
Las voces de esas gentes solo las oye el aire.


                                                                                                          Natividad Cepeda


 Arte digital: N Cepeda







No hay comentarios:

Publicar un comentario