Datos personales

Mi foto

Natividad Cepeda: escritora, articulista, poeta: pertenece y es miembro de la Academia de la Hispanidad, a Red Mundial de escritores en español “REMES: Asociación CEDRO: Asociación de Escritores y Artistas españoles) Asociación de Escritores de Castilla-La Mancha: CAPÍTULO DE NOBLES CABALLEROS Y DAMAS DE ISABEL LA CATÓLICA Presidenta Club UNESCO Arquitectura de Piedra en Seco-Los bombos tomelloseros. Entre sus distinciones destacan Dama Andante Asociación Cultural “Quijote 2000”, Dama del Capítulo de Nobles Caballeros de Isabel la Católica. Molinera de Honor de Campo de Criptana Algunos de sus premios literarios son: Ciudad de Montoro, Premio de Poesía “Reposo Neble”, Bollullos Par del Condado (Huelva), Premio Internacional de la Casa de Andalucía de Benicarló, Premio Nacional de Conil, Pastora Marcela de Campo de Criptana, Lola Peche de Algeciras, Premio Ciudad de La Roda entre otros...

martes, 8 de marzo de 2016

MUJER DE AUSENCIA Y SUEÑOS

 

Hay por los pueblos de aspecto sobrio y señorial de la Mancha,casonas cargadas de añoranza y penumbra. Y el beso de la tarde en la sombra del pozo. Allí, los patios rescatan el murmullo convaleciente de los sueños y dejan de ser cenizas en el viento.


Llego en la tarde, invisible, a los ojos de todos,  para reconocerme a través de postigos y alacenas, con el firme propósito de ser azul, y tenue sombra de aspas de molino. Para llenar de harina el yugo de mi ausencia dejando de ser mujer de sueños y paisajes.


 Ahora, voy recuperando, lentamente, desde las amplias salas
 donde se cuelgan retratos de otros tiempos, la congoja y el tacto
 detrás de los cristales, cuando la luz que se marcha al poniente,
 es antigua existencia almacenada, en símbolos de extraña soledad.


Ando sin salvoconducto, sin ninguna coraza que me aleje del riesgo
de que al descubrirme otros ojos, me crean enajenada. Y es sutil
el vértigo perenne y poderoso al pisar una vez más las piedras
de las calles, los sillares caídos, las alforjas, yacentes en la estaca.


Todo, aquí, sigue su rumbo de siglos y se abraza el misterio en nubes
que pasan, y dan sombra fugaz a los rebaños, que persisten alrededor
de la pila del pozo. Todo, es sustancia que lo Eterno alimenta y tutela,
desde las estrellas que trazan los caminos en la osamenta de la noche.


Vengo desde la frontera de la alucinación donde ya no hay memoria
ni sed, ni vaticinio que me asalte. Sin prisa, amo cada perfil de rama
dibujada por las luces del día en las viejas carrascas, estáticas y nobles,
como son todavía las mujeres nacidas de mi carne, a su sombra y cobijo.


Somos en este puntual lugar del mundo ráfagas de amor multiplicada. Y temblamos por esta tierra con el mismo temblor del pabilo al arder en la cera. Somos barro que Dios, como hábil alfarero, una y otra vez moldea en el troquel de mi estirpe. Por ello somos sueños que regresan.


Somos  voz alzada encima de los pueblos, el pedernal que enciende los rubores y el engranaje de posibles futuros. Soy mujer que se inventa o es convocada para que los lugares sean mágicos. Molinos de mástil carcomido vistos desde la lejanía y añorados por gentes de razas diferentes.

Somos mujeres nacidas a la sombra y la audacia del caballero más noble
y legendario, el más loco y el más cuerdo, el de la tristeza más humana,
el primer solidario que se echo a los caminos para ser universal hermano
de toda injusticia y desatino. Perdura y vive en el alma de la gente de aquí.

Me duelen sus heridas, como me duele la tierra sedienta de la Mancha.
Y vuelvo con nombres diferentes a ser bella y altiva. A ser mujer
de este lugar de fábula para amar sus rojos amapoles, el rudo tomillar
de sus montes, la cardencha que desafía al sol reinando en los veranos.


Mi nombre puede ser Quiteria o Dulcinea. Teresa o Dorotea,  surgidas
de la sangre de uvas y candeales. Dispersadas entre el misterio de ayer
acudimos a renovar ensueños, en este tiempo donde la luna ha empezado
a contar otros mil años. Mil años de aventuras que crecen y nos buscan.


Mi distancia de siglos tiene los pies ligeros. Mis cabellos al aire trazan surcos arados por los hombres de aquí. Y oigo el pulso de la vida, de la tierra que llama a sembrar la besana. A nacer
del impulso para morir amando. Al menos por amar, un instante.


Por sentir el sudor después de haberse entregado. En silencio, como yunta de futuras raíces, a conciencia, y segura de llevar en mi seno, el fluido no acallado de la risa de un niño. Ofrenda que sostiene amor y vida. Batalla sin derrota de toda  ensoñación.


 Mi libertad  se asienta en no olvidar el talle del molino y la plaza,
 de compartir pan en la posada, fuego en invierno, y agua para la sed
desde el agua del pozo. Desde el vaso con vino en la taberna, brindando
 por una mujer, soñada, por un hombre en el remanso de la noche ...


  Hay que recuperar lo esencial por si alguien nos espera sin saberlo.
  Tener mi lámpara encendida, por si el Caballero de la Mancha
  decide invadir mi corazón con su tristeza. Probar que es temprano
  aún, para buscar en los caminos una historia de amor que nos ampare.


                                                                                     

                                                                                                Natividad Cepeda


1º Premio de Poesía del Concurso Literario del Molino de "La Bella Quitería"  2001
Munera (Albacete)
 Arte digital: N Cepeda


No hay comentarios:

Publicar un comentario