Datos personales

Mi foto

Natividad Cepeda: escritora, articulista, poeta: pertenece y es miembro de la Academia de la Hispanidad, a Red Mundial de escritores en español “REMES: Asociación CEDRO: Asociación de Escritores y Artistas españoles) Asociación de Escritores de Castilla-La Mancha: CAPÍTULO DE NOBLES CABALLEROS Y DAMAS DE ISABEL LA CATÓLICA Presidenta Club UNESCO Arquitectura de Piedra en Seco-Los bombos tomelloseros. Entre sus distinciones destacan Dama Andante Asociación Cultural “Quijote 2000”, Dama del Capítulo de Nobles Caballeros de Isabel la Católica. Molinera de Honor de Campo de Criptana Algunos de sus premios literarios son: Ciudad de Montoro, Premio de Poesía “Reposo Neble”, Bollullos Par del Condado (Huelva), Premio Internacional de la Casa de Andalucía de Benicarló, Premio Nacional de Conil, Pastora Marcela de Campo de Criptana, Lola Peche de Algeciras, Premio Ciudad de La Roda entre otros...

sábado, 9 de marzo de 2013

Mujer olvido y realidad


                                    
En los periódicos de tirada diaria no se incluyen poemas porque se consideran no aptos, sí tienen cabida artículos de temas repetidos y recurrentes, considerados de actualidad.
Más, curiosamente, hay poemas que son universales a los que se citan en artículos escritos ayer y hoy. Hoy, muchas de nuestras hijas y jóvenes, han emigrado y emigran a otros países de Europa, América, Australia,  América del Sur y Asía; despedirlos es una herida abierta que no se cierra fácilmente, además de la pérdida irreparable que supone para nuestro país. Este poema es un mar de llanto hecho palabras por mi hija ausente, por los hijos de muchos amigos y por los millones de emigrantes, mujeres de cualquier nacionalidad que buscan su lugar y derechos en ciudades apartadas de donde nacieron.
La historia humana y su cultura, escrita mayoritariamente por hombres, ha olvidado incluir en sus anales la aportación  de la mujer por no considerarla relevante.  Es uno de los muchos errores humanos, ya que al no registrar esa aportación en el campo de la vida, que no es otro que el ámbito social donde se desarrollan las sociedades de cualquier momento y época, se ha cometido, y sigue cometiendo, un olvido inolvidable porque sin mujeres ninguna sociedad podría haber existido ni existir.
Este poema no es un homenaje a la mujer, es un reconocimiento a todas las mujeres que han hecho y hacen posible la vida en todo su contexto.

       MUJER EN LA CIUDAD DE SIGLOS

                                                                                                                                                                                                               
Debió de ser agosto cuando llegabas, tímida,
y cruzaste las puertas de la vieja ciudad,
las puertas donde todo el tumulto de los siglos
yacía indiferente sobre oxidados goznes.
¿Fue luz  lo que tus ojos ingenuos contemplaron
en el rumor creciente del dédalos de calles?
En ti se prolongaba una muchacha ingenua
bajo sol diferente, bajo música nueva.
La caricia madura del verano se alzaba
en el látigo azul de un horizonte fúnebre.
El río, entre los brazos del cauce, profanaba
los sillares de piedra de los arcos del puente
y tú, viajera firme, sin trabas, sin fronteras,
rompías con tus pasos la cáscara del tiempo.

A nadie le debías nada. Con veladoras
manos tu casa hiciste, tu pedazo de cielo.
Sólo era preciso llegar a la ciudad
y ver las avenidas. Atrás quedan las calles
perdidas de tu pueblo, galerías de sombra.
Eras una mujer abriéndote camino,
bebiéndose el exilio, comenzando a luchar,
sin temores, sin pausa, sin el brindis amigo
de un azar de magnolias. La ciudad eras tú,
tus víveres un máster, la expansión de la búsqueda,
un foro empresarial, la ley del hormiguero.


De mujeres antiguas frente a la tierra dura
tú tenías la génesis, de rebelde mujeres
abiertas a la vida que también emigraron
con recuerdos hundidos, sin ser llamadas diosas,
dejándose a los muertos para calmar el hambre.
Mujeres alfareras  de la vida en sus vientres,
hermosas amazonas con pezones volcados
en la boca del mundo. Mujer, razón del hombre
bajo leyes injustas como liturgia amarga,
dulzura en los jardines, reconocible fuerza
entre la multitud, voz nunca doblegada.
¿Cómo decir que el mundo sin ti no existiría?
Te miro andar, mujer sin nombre, luz serena,
resuelta a no pagar tributo por ser libre,
cruzando extrañas calles sin perder tu camino
y levanto por ti el laurel de la gloria.

Eres un documento de historia transmitida
que el tiempo va sembrando por la ciudad antigua
y por la nueva, madre, que hasta el silencio graba
la belleza en tu rostro. Mujer con el deseo
atrapado en la piel, mujer que permanece
en las viejas paredes que hablan de otros siglos
sin gemidos ni llantos, eternamente limpia.
Mujer de tantos nombres y de tanta memoria
que admira rosaledas en parques y jardines,
que jamás tuvo culpa de necedades que otros
han dicho o han escrito, hoy cruza el universo
y marca con su paso lo que merece ser
y nunca lo que ha sido.
                                      Mujer, quizás no sepas
que todas las ciudades tu imagen reproducen.
Nada se concibió sin tu legado;
todo tiene tu altura en el espejo intacto de la vida.


                   
                                                                                            
                                                                                  Natividad Cepeda


Accésits en el Certamen MUJER Y ARTE Lucena  (Córdoba) 2012
Publicado en el Diario Lanza de Ciudad real 8 de marzo de 2013

Arte digital: N. Cepeda

No hay comentarios:

Publicar un comentario